Nuevos créditos hipotecarios: ¿de cuánto es la cuota inicial?

Ya son cinco los bancos que se lanzaron a ofrecer préstamos para comprar, construir o ampliar viviendas, aprovechando el nuevo rumbo económico que está vislumbrándose en el país.

La cuota inicial de un crédito hipotecario se equipara a un alquiler en el barrio porteño de Balvanera, de acuerdo a las primeras evaluaciones que hizo el mercado inmobiliario del movimiento generado por esta iniciativa a largo plazo que lanzaron cinco bancos.

Los datos surgen del Banco Hipotecario y del Ciudad y tomando el metro cuadrado promedio de cierre de ventas de marzo del índice Re/max-Ucema-Reporte inmobiliario, es posible tener un acercamiento sobre el potencial inicial del crédito hipotecario que acaba de instrumentarse.

En los barrios de Flores y Almagro se arranca un 10 y un 15 por ciento encima con el valor de la cuota y en Palermo se va a un 35 por ciento por arriba del promedio de una locación de características parecidas.

En cuatro barrios de la Ciudad, la cuota se presenta, en principio, como razonable e incluso suficientemente atractiva para aquellos que formalmente puedan reunir las condiciones de ingreso y estén dispuestos asumir responsablemente el aumento mensual de la cuota provocada por la inflación, más allá de la tasa de interés que podría interpretarse hasta ajustada teniendo en cuenta el contexto actual.

Sobre la tasa, el Banco Ciudad, por ejemplo, ofrece una reducción adicional de 2 puntos, si la vivienda a adquirir se localiza en el Microcentro.

En ese caso, los créditos UVA sumarán un 3,5 por ciento que se aplicará en esa ubicación, lo que constituye un aliciente adicional para reactivar esa zona céntrica de CABA que cuenta aún con un importante nivel de stock de viviendas en oferta.

La publicación Reporte Inmobiliario dio un cuadro descriptivo del panorama con el que se encuentran los interesados en pasarse de un alquiler a una compra del techo propio cuando salen a averiguar.

Por supuesto que antes de comparar la devolución del préstamo contra una renta se debe tener el dinero para el boleto de compraventa y los gastos.

Otra conclusión es que el crédito hipotecario tendría asimismo la virtud de operar como la mejor «regulación» del mercado de alquileres, al descomprimir demanda.

«Ya hay más de 18 mil interesados registrados en las listas y un aumento en la actividad web, con lo que estas iniciativas parecen ser el comienzo de un cambio significativo en la oferta de financiamiento para la compra de viviendas en el país», señaló Mariano García Malbrán, presidente de Keymex Immobilier y titular de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI)

Las carteras hipotecarias
Ya son cinco los bancos que se lanzaron a ofrecer préstamos para comprar, construir o ampliar viviendas, aprovechando el nuevo rumbo económico que está vislumbrándose en el país.

Ellos son el Hipotecario, el Ciudad, el Supervielle, Del Sol y el ICBC.

Todas las propuestas son en sistemas de ajuste mediante la Unidad de valor Adquisitivo que publica el Gobierno todos los días, es decir, que utilizan el valor UVA para actualizar los valores del capital y las cuotas.

Lo que hace atractivos a estos nuevos instrumentos es que la inflación viene bajando mes a mes, y el dólar se encuentra planchado hace meses, lo que muestra un horizonte positivo en este sentido.

El primero en dar a conocer su ofrecimiento fue el Banco Hipotecario, con préstamos para compra o construcción, de hasta $250.000.000, es decir, 250 mil dólares, y para ampliación y terminación de $125.000.000. (125 mil dólares).

Los créditos de esta institución financiera se ajustan por UVA y tienen una tasa nominal anual del 8.5%, que puede reducirse al 4.25% para clientes con acreditación de haberes en el banco durante las primeras 12 cuotas.

El Banco Ciudad fue el quen le siguió, sumándose al brindar créditos hipotecarios, con dos líneas de préstamos disponibles, también con ajuste UVA.

La primera línea permite adquirir una primera o segunda vivienda en todas las zonas de influencia del Banco Ciudad (AMBA, provincias de Córdoba, Mendoza, Tucumán y Salta). En UVAs. Al 5,5% de tasa.

La segunda línea para adquisición de vivienda familiar, única y de ocupación permanente en el Microcentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En UVAs. al 3,5%.

El Banco Supervielle fue otro de los bancos privados que se sumó a la movida, ofreciendo créditos para compra, refacción o ampliación de viviendas.

Con ajuste UVA, sin límite de monto, financiación de hasta 80% del valor de la propiedad, y un plazo máximo de 30 años (360 cuotas).

Banco del Sol también comenzará a ofrecer créditos hipotecarios en UVA, para la compra, construcción y ampliación de vivienda en el país.

Hasta el momento no dieron a conocer los detalles de sus líneas, pero indicaron que serán publicados en sus apps y sitio web.

Por último, el Banco ICBC ya ofrece sus créditos para viviendas con ajuste UVA.

El plazo será de hasta 15 años, con una tasa exclusiva de 5% para los clientes que acreditan sus haberes en el banco y del 7,5% para el resto de los solicitantes.

La financiación será de hasta el 75% del valor de venta de la propiedad, donde cada cuota será del 25% del salario de quien lo pida.

Primera y segunda vivienda.

En un contexto donde falta el crédito -comentó García Malbrán-, un obstáculo tradicional en la economía argentina, estas nuevas opciones no solo son «una buena noticia para potenciales compradores de su primera y segunda vivienda», sino también para el mercado inmobiliario en general, si bien, subraya.

«Estas líneas de crédito actualmente no incluyen la compra de propiedades en pozo, lo cual limita su impacto en la reactivación del sector de la construcción, la incorporación de un banco privado al esquema sugiere un interés creciente en este tipo de financiamiento», agrega.

En cuanto a los detalles específicos de los nuevos créditos, el titular de Keymex Immobilier y presidente de CAMESI afirmó que «por ejemplo, los montos máximos de financiamiento pueden alcanzar hasta $250 millones, con tasas de interés que varían y plazos de pago que pueden extenderse hasta 30 años, dependiendo del banco».

Las condiciones establecen que la cuota no debe exceder el 25% de los ingresos del solicitante -recuerda-, lo que pone en perspectiva la accesibilidad de estos créditos para diferentes segmentos de la población y la tranquilidad que podrán cumplir con la cuota pactada.

Invitó a la reflexión sobre cómo estas herramientas financieras pueden ajustarse mejor a las necesidades del mercado y contribuir efectivamente al sueño de la casa propia.

«Para ello, sería fundamental considerar la inclusión de créditos que permitan financiar desarrollos inmobiliarios en pozo, lo que a su vez podría estimular la industria de la construcción y generar un impacto económico más amplio», recalcó.

Instó también al diálogo entre bancos, desarrolladores, economistas y el Gobierno para asegurar que los créditos hipotecarios no solo estén al alcance, sino que también respondan a las necesidades reales de los argentinos en la búsqueda de un hogar.

De todos modos, puso de relieve que se trata del primer paso para mejorar el déficit habitacional de la Argentina y que esta decisión «reactivará el sector inmobiliario para, de este modo, potenciar la economía por el impulso de la actividad de obra privada con todos los gremios y profesiones que se benefician con su activación».

Comparar listados

Comparar